domingo, 7 de septiembre de 2008

Esteban

El amanecer acaricia mi rostro, el Sol se ha colado entre las persianas, "ya llego otra mañana", primer pensamiento que cruza por mi cabeza "¿Qué hora es?", el reloj de la sala marca las 8 am, vaya, se me ha hecho tarde pero eso parece no importarme ya, el trabajo no es tan divertido como solía ser, la oficina se ha vuelto aburrida, gris, sin color, pues ayer despedimos a un compañero... vaya que fue buena fiesta, Profirió fue promovido a gerente general en otra locación de la franquicia, le permitieron llevarse a su equipo y con él se ha llevado a Jimena, una joven de piel blanca, muy buena trabajadora, ambos competíamos por el puesto que esa promoción conllevaría, supe que él estaba enamorado de ella, debí saberlo perdería con facilidad, pero no importo, ella es muy carismática y con mucha energía, delgada, sus curvas se dinujan con facilidad en el uniforme del empresa, sus ojos azules sobre sus pecas la hacen ver tierna, no es muy bonita, pero tiene lo suyo, dedicasión, y su amor es muy buena compañera de oficina, y fuera de ella, una gran persona.

8:30 am, debería haberme metido a la ducha hace 30 minutos, ya llevo una hora de retraso, pero eso ya no me motiva, ayer fue el ultimo día de Jimena, el salario no es razón suficiente para volver al trabajo, ahora todo esta tan solo, que solo quisiera quedarme tendido aquí. Afuera la calle esta un poco calmada, ya paso la hora del colegio así que no hay trafico ni gritos, pero aunque hubiese actividad, no lo sabría, la casa hasta a las afueras de la ciudad, aquí hay mas paz que en el concreto.

Un movimiento interrumpe mi conversión interna, ella se vuelve a mi, me abraza y acurruca su cabeza en mi pecho, aun sigue dormida, siento tanto calor y calma cuando estoy con ella, esta sensación hacia tiempo que no la sentía, su espiración acaricia mi pecho, no puedo evitar el suspirar hace tanto tiempo ya que no me sentia de esta manera. La fiesta de anoche dejo mucho que limpiar, todos se fueron hasta muy tarde, me pregunto como estarán en la oficina, abalanzados al deposito de agua para curar la penitencia tal vez, otros con su botella de poción para limar esa asperesa, 9:10 am, esta es mi 1era. falta en la oficina, pero que mas da, este momento es mejor premio, estoy con ella, hacia tanto que no estaba así, recostado en cama, media mañana, con mi amada soñando en mi pecho.

Anoche no volví al apartamento, no sentí deseos, ha estado muy extraño todo, parece tan distante, debí acostumbrarme ya, 5 años de relación, y yo siempre salgo solo, y vuelvo solo, se vuelve cansado el insistir, tanto que deje de hacerlo hace tiempo, ahora solo me voy, al escuchar respuesta, no regrese, después de todo, esta vez fue la ultima ocasión en la que podría estar con Jimena.

2 comentarios:

Esa dijo...

Me encanto este relato.

Shinta Yagami dijo...

gracias