lunes, 2 de marzo de 2009

Veridis quo

Mi realidad para ti es fantasia, mi fantasia para mi no existe, mira mis grabados y deja de cuestionarme, deja de mostrarme tu mascara y deja de verme la cara.

"Aun estoy entumido, no se que sucedio.

Hoy en television hablaron de un suceso grotesco y aterrador, por un callejon de la zona centrica de la ciudad, la verdad es que no me extraña mucho el hecho de que cosas terribles sucedan ahi, tanta mierda que ahi habita, no me extrañaria que otra pandilla haya masacrado a un grupo de los rivales, o que un mafioso haya aparecido muerto, pero me sorprendio pues en el reportaje, al fondo, detras del reportero se alcansa a ver que un perito esta vomitando, es increible, tanta accion que tienen que uno cree que son insensibles y que nada de eso le spuede sorprender mas.
no me intereso mucho en el momento asi que apague el monitor.

Aun me duele la cabeza, no se que habra sido lo que paso.

esa tarde en mi hora de descanzo, en el comedor habia un televisor, no le habia tomado mucho encuenta, otra vez el mismo caso, solo de eso podian hablar los compañeros que estaban en ese lugar, los periodicos hablaban solo de eso -La masacre del callejon- le llamaron, al volverme, entrevistaban a la unica testigo del hecho, me parece que sera la "victima", al verla en una segunda mira, suelto mi cuchara, dejo mi charola, y me acerco a la caja luminosa, Carolina, ¿podria ser ella?"

1 comentario:

Esa dijo...

La fantasia de uno es la pesadilla de otros.